De la Pesca tradicional a la Sobreexplotación

Blog Rivas.jpg 

Por Miguel Rivas

Los océanos son el motor del planeta que se mueve con el combustible del sol.  Regulan el clima, producen el 50% del oxígeno que respiramos, proveen de alimento a billones de personas de manera directa, dividen continentes y han sido testigos de las más grandes travesías conocidas por la humanidad, inspirando cuentos y bellas poesías, musas de pintores y escultores, los océanos son una parte esencial de los seres humanos y como no, si la vida misma proviene desde sus entrañas.

Un tercio de la población mundial depende de alguna u otra manera de la economía que se genera alrededor de lo recursos oceánicos y según datos de la FAO(2014) para más de 4 mil millones de personas los recursos pesqueros y de acuicultura representan el 15% de la proteína animal consumida, alrededor de 140 millones de toneladas.

Es por esto que la pesca, la buena pesca, es fundamental para alimentar a una población en constante aumento, donde mucho del ganado es alimentado con harinas de pescado y derivados del mar. El problema es que si no lo hacemos bien, alimentar a 9.7 mil millones de personas, que se estima habrá en el 2015, no será posible, al menos no por mucho tiempo.

En la actualidad una gran parte de las pesquerías en el mundo están sobre explotadas e incluso al borde del colapso. Aunque los números varían en diferentes organizaciones según datos no actualizados del Instituto Nacional de Pesca en México (INAPESCA) el 53% de las pesquerías en México están en su punto máximo de explotación, es decir ya no se puede extraer más y el 27% está sobreexplotado, es decir se tiene que limitar o eliminar la  pesca para que estas poblaciones se recuperen, si sumamos ambas cifras podemos decir que el 80% de las pesquerías en México está en cuidados intensivos.

Es por ello que la pesca sustentable debe ser un objetivo global y dentro de Greenpeace buscamos que el 40% de nuestros océanos estén protegidos y el otro 60% se dedique a la pesca realmente sustentable de los recursos. Para ello la organización de las naciones unidas para la alimentación y agricultura (FAO) define 8 criterios :

 

pesca_tradicionalok.png

 

¿Estamos cumpliendo con estos objetivos en México? Pues la realidad dista mucho del papel y por ejemplo en el hábitat de la vaquita marina vemos como muchos de los principios internacionales no se cumplen. Esto es un ejemplo, con la excepción del manejo de Curvina Golfina y otras honrosas excepciones, que el modelo general pesquero debe cambiar y para ser verdaderamente sustentable debe ir más allá del papel en leyes y decretos.  Deben cumplirse los principios de una pesca sostenible para que las futuras generaciones sigan disfrutando de estos recursos, de ello depende la vida de miles de millones de personas.

 

Lo que le sucede a la vaquita es sólo un síntoma de un modelo general enfermo que debe reformarse con urgencia y que necesita de todos los actores involucrados y obviamente con el compromiso serio de la autoridad en esta materia, no a medias como lo ha demostrado la problemática de la Vaquita Marina en el Alto Golfo de California.

1 Estado Mundial de la Pesca y la acuicultura (SOFIA 2016). Disponible en: http://www.fao.org/3/a-i55 55s.pdf

2Datos wwf: Amenazas para los océanos

3Criterios de Greenpeace para una pesca sostenible. Disponible en: http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/other/090330.pdf 

Etiquetas Pesca tradicional, Sobreexplotación

Noticias recientes




 

Video